miércoles, 26 de septiembre de 2018

Contra el estrés, 41 días en el mar

Hace tiempo que no me meto en nada; ni siquiera en mi blog. En el último evento de Medialuna me agarré una bacteria de esas que te destrozan la respiración. Me he pasado toda la semana convaleciente, peleando contra una bronco neumonía que me recuerda lo importante de pararme, de respirar hondo y de pensar en la nada. Sé que la vida es unas cuantas respiraciones profundas.

El doctor Alonso Fernández, autor de LoQueNoExiste y amigo dice que las bacterias y los virus tienen que ver con el estrés; que la ansiedad hace que las defensas flaqueen y entre la enfermedad. Me ha llamado todos los días. Qué majo. Esa noche quiero actualizar el último título; escribir esta entrada: Cómo tener una vida sana, tranquila, disfrutando de todo, aunque parezca lo peor. Sin duda, es cuestión de actitud. Para empezar, voy a sonreír más a menudo, a restar tiempo a aquellos que me bajan la moral y pasar las máximas horas haciendo lo que me gusta: escribir, proponer, editar, comunicar.

Ha sido una gran semana. Después de una caja entera de antibióticos, broncodilatadores y mucha fiebre, me doy cuenta de que sin mi el mundo sigue exactamente igual, así que voy a poner el foco en esa respiración profunda, en la tranquilidad que siento cuando camino en solitario por la orilla de la playa del Sardinero. Me gusta la vida y siento qe se me escapa sin disfrutarla. Es el gran regalo, no hay otro.Tengo tantos libros por editar, leer y lanzar, que voy a tomármelo con calma. Estoy entusiasmada con Eulalio Ferrer. Editar a este gran publicista me llena de orgullo. Pronto veré en librerías Entre Alambradas, 41 días en el mar.  Me lo imagino a sus 19 años, en 1939, escapando de una España asmática y negra. Viva la vida.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

El primer verso te lo dan los dioses



Mañana estoy de fiesta en la sede de la Comisión Europea. Es una de mis juegas preferidas, la de los autores y autoras que presentan Comunicación responsable (LoQueNoExiste) con palabras y palabras. Irán Juergen Foecking, José María Legorburu, Paco Hevia, el equipo de Medialuna y de la editorial y decenas de expertos en comunicación y negocios responsables. Saludaré a muchos amigos y amigas. Nunca he sido tímida, así que lo disfruto muchísimo.

No habrá baile, ni noria, ni vestidos de gala. Nadie se disfrazará. ¿O sí? Nunca me ha gustado ponerme caretas, ni irme de carnaval. No entiendo por qué gustan tanto los disfraces. Iré de mi misma, con un vestido estrellado, más o menos colorido, ni corto ni largo, ni demasiado escotado, ni tampoco recatado; o sea, lo más yo posible y diré, como siempre, lo que me dé la gana, dentro de un orden, que es el que me dicta mi propio corazón.

Voy a recrearme esta noche unos minutos en lo importante que es este nuevo libro, Comunicación responsable, editado por LoQueNoExiste. Me suena mejor que bien el título. Habrá muchos amigos, autores y autoras. Han participado 36 organizaciones, escribiendo sus casos prácticos de comunicación en el ámbito de la responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Me encantan todos los que escriben. Admiro la pluma ligera y el pensamiento noble. A veces, miro esta palabra escrita, LoQueNoExiste, y me quedo sorprendida, como si la leyera por vez primera, como si no hubiese sido pronunciada nunca. ¿Cómo es posible que haya podido crear una marca tan bella? Está llena de talento, de personas especiales, de mujeres valiosas, de hombres llenos de tesón y corazón. Algunos han estrenado libro con este sello; otros lo harán pronto. Veo miles de autores y miles de libros; imagino una gran editorial, la que ya estamos construyendo.

LoQueNoExiste crece. Mientras viva seguirá subiendo una escalera roja. Es un sueño lleno de hermosas palabras, muchas femeninas. Me gusta ese legado, el de los autores y autoras. Estoy en el lugar adecuado. No es mi mérito. Sencillamente, la editorial es mi destino; Dios me puso en el camino y me está regalando personas maravillosas que aman el oficio de editar. Yo solo sigo un dictado que escucho en lo más profundo de mi corazón, cuando estoy en calma:

- "Mercedes, adelante. El primer verso te lo dan los dioses".

Me siento agradecida esta noche.