lunes, 29 de diciembre de 2014

Adiós al miedo

Llevamos seis años pasando más miedo del habitual. El miedo paraliza, nos cambia la expresión y limita o anula nuestra creatividad. Con miedo es imposible avanzar, salvo para ir a la deriva o salir huyendo. De todos los deseos posibles para ti, que estás leyendo este mensaje a punto de estrenar 2015, me quedo con el de “que pierdas el miedo”. 
Leo con atención la biografía de importantes atletas, políticos e historiadores; de mujeres extraordinarias como Teresa de Ávila o Cleopatra. Todos ellos coinciden en la casi ausencia del miedo desde su niñez. La mayoría han sido criados bajo la estela de la confianza en sí mismos y en el universo. Avanzan y alcanzan metas increíbles impulsados por una especie de fuerza extraordinaria interior.

El poder de la fe en nosotros mismos es el mayor motor de progreso y el camino de una posible felicidad, en el ámbito familiar y profesional. No cabe duda alguna de que la recuperación económica y social vendrá de la mano de aquellos que hayan conseguido eliminar sus pequeños o grandes miedos.

1 comentario:

  1. La adolescencia es el periodo de la vida en el que el miedo está minimizado. La personalidad psicopática es la que menos convive con el miedo. Tenemos ejemplos de gran reconocimiento social que cuadran con esto.

    ResponderEliminar