viernes, 30 de mayo de 2014

El “miedo al ridículo” nos impide comunicar en público con eficacia, aseguran los expertos

El miércoles pasamos un buen rato debatiendo sobre las claves de la comunicación, después de ver algunas escenas elegidas de la laureada película ‘El discurso del rey’. Los participantes en este encuentro, en su mayoría directivos de comunicación y expertos en liderazgo, expresaron sus opiniones sobre las claves de la comunicación eficaz. Todos apuntaron el factor “miedo” como el gran enemigo emocional del discurso. “Nos han educado en el miedo al ridículo y esto nos bloquea a la hora de comunicar en público”, afirmó una asistente.

Audiencia brillante y opiniones sabias predominaron en este encuentro especial, celebrado en el Centro Internacional de Estudio Financieros (CIFF) de Madrid: “Cuenta una historia, piensa en tu audiencia, habla de tu pasión, muéstrate vulnerable, habla de tus éxitos y también de tus fracasos; no leas la ponencia y respeta el tiempo”, fueron algunas de las ideas compartidas. “Conócete a ti mismo y no te sientas inferior”, otras de las llaves de la comunicación eficaz según los asistentes.



En la foto, a mi derecha, se encuentra Alicia E. Kaufmann, directora de la Cátedra de Coaching Ejecutivo y Diversidad del Centro Internacional de Formación Financiera de Madrid (CIFF) y organizadora de este evento. En la película El Discurso del rey se percibe cómo el padre, el rey Jorge V influye de forma decisiva en el desarrollo de su hijo, el futuro Jorge VI generando miedos e inseguridades que tendrá que afrontar para ejercer su cargo con la ayuda de un experto en defectos del habla, segundo protagonista de la obra cinematográfica.


Los invitados mostraron su convencimiento sobre el valor y el poder del discurso como herramienta de persuasión: El discurso seguirá siendo, a pesar de la diversidad de medios y de canales de comunicación, el método de conexión más importante entre los humanos. Gracias a todos por acompañarme. Sin duda necesitamos más encuentros de este tipo para crecer como personas y como comunicadores. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario