martes, 29 de enero de 2013

La actitud de las mujeres

Bases de datos de mujeres. Buena iniciativa, la de crear una base de datos de mujeres experimentadas, con capacidad y actitud, para formar parte de los Consejos de Administración de las grandes entidades. Que la excusa de la escasez de candidatas no sea un obstáculo en la práctica. Un mundo empresarial con mayor diversidad de género será, sin duda, un mundo más justo, equilibrado y creativo. Las ideas, las estrategias y los caminos crecen con la variedad de caminantes. Es de sentido común. Pero aún quedan años para equilibrar esta balanza en cuestión de género.





Uno de los primeros pasos para lograr el equilibrio deberá ser el del empoderamiento de la propia mujer como ser humano, para que sea ella misma la que se proponga como directiva, como gerente, como presidenta de una gran compañía, si siente que verdaderamente tiene la capacidad técnica para ejercer el mando. Se trata de tener la aptitud. Sí. Pero también la actitud, para decirlo en alto, sin complejos, sin temor. Se trata de evitar el “no”, la renuncia por miedo a fracasar, cuando se presenta la oferta empresarial, la oportunidad. A lo largo de mi experiencia como empresaria me he encontrado más hombres (que mujeres) con ganas de decidir, de ejercer el poder, de aceptar un reto, aún sin la experiencia o los conocimientos óptimos para hacerlo.

También he conocido mujeres altamente preparadas sin ganas de mando ¿O tal vez con miedos o prejuicios? Faltan voces de mujeres que digan en alto:”Yo puedo, yo quiero”. Sin esta conjugación necesaria será difícil lograr la necesaria presencia de mujeres en los centros de decisión. Ese ímpetu para asumir el poder- aprendido en el propio ámbito familiar o cultural- no puede estar tan limitado al género masculino en pleno siglo XXI. Es necesario que las mujeres reconozcan sin complejos su propio valor, se empoderen y apliquen sus conocimientos y habilidades en los ámbitos donde se fraguan las decisiones que afectan a millones de personas cada día, hombres y mujeres. Será este proceso, el del empoderamiento, el que permita engordar una base de datos justa. En cualquier caso, bienvenido sea el proyecto Woman on board, y esa base de datos de 8.000 mujeres que administra el Club de Directores no Ejecutivos (graciosa contradicción) del diario británico Financial Times.

Noticia en El País

viernes, 11 de enero de 2013

‘13’

Los números delatan emociones. Algunos emiten señales negativas; otros nos recuerdan al Gordo de la Navidad. Hay quien prefiere el ocho, gordito y pastelero; quien se aferra al del día que nació su hijo o a la edad de Jesucristo. Los números, en la empresa, casi siempre cantan, hablan, sonríen, aconsejan, lloran. Los hay de color rojo, verdes, amarillos... Conviene entenderlos para hacer buenas sumas; ponerlos en orden o, simplemente, advertir de su señal. Este primer trece de este 2013 nos tiene a todos descolocados: No acabamos de identificar el olor ni el tipo de señal. Deberíamos intentar conjugarlo. Al fin y al cabo es un número como los demás, que respeta la lógica, que puede conjugarse. Podemos darle la vuelta mentalmente para que parezca otro: 31, el año en el que se proclama, tras unas elecciones generales, la II República Española. Mejor no recordar Las Trece Rosas que vinieron después con la violencia del régimen franquista. También podemos, para animarnos, añadir un signo positivo. Así 13+ ¿a que parece otro? O pintarlo- para alegrarlo- de color azul verdoso. Sin duda, todo dependerá de la lógica matemática. Feliz nuevo año. Será emocionante.