miércoles, 27 de julio de 2011

Casi todos los principios

“Todas las familias felices se parecen unas a otras; cada familia desdichada lo es a su manera”. Qué importante la primera frase de un libro, el comienzo de cualquier empresa humana. Ese comienzo de la novela de Tolstoi, Ana Karenina, a menudo me viene a la memoria cuando imagino cualquier principio. Empezar con buen pie. Sabio consejo. Me alegra que Medialuna arrancara sanamente en 2000; y con cero clientes de otras empresas, quiero decir, sin `restar´ nada a la ajena competencia. Creo que aquel primer año fue digno, merecedor de una próspera continuación. Aunque en una empresa uno tiene siempre la sensación de estar en el principio, construyendo, volviendo a comenzar; de vez en cuando conviene acordarse de cómo fueron los primeros años. Tal vez para buscar la fortaleza del escritor en su primera frase y seguir con el argumento. En cualquier caso y volviendo a la idea principal de Tolstoi sobre las familias: Qué razón. Ahora que estamos de vacaciones, más aún podemos observarlo.

martes, 19 de julio de 2011

El mar y las lubinas

De este mar guardo recuerdos profundos. Pensamientos. Horas muertas. De esas que escasean tanto ahora. Solía mirarlo de niña, sentada en el muelle de Santander, con las zapatillas colgando, imaginando otro mundo, adónde iría de mayor, qué mares surcaría y con quién. Una tarde, la recuerdo bien, la zapatilla se me cayó al agua y tuve que volver a casa andando descalza. Es el mar cantábrico. Nada monótono, distinto en colores, según los vientos. Me gusta cuando azota el viento sur, caliente, veloz, que despeja el paisaje de fondo y puede verse, frente a la bahía, Peñacabarga, Pedreña, incluso Somo. Después del sur suele llover y el mar se calma y se oscurece. Este es mi paisaje, el más inspirador. Me voy esta semana de vacaciones. Desde allí tal vez escriba.

miércoles, 13 de julio de 2011

El empoderamiento y la mujer

Escucho por primera vez hablar de empoderamiento a Elvira Sánchez, escritora y amiga colaboradora de Medialuna. Está trabajando en este concepto para desarrollarlo empresarialmente en España. Lo logrará. 

En EEUU, empoderamiento, es una idea conocida y aceptada que ha contribuido a que las mujeres trabajen en términos de igualdad y consigan mayor y mejor presencia en el ámbito laboral, en la Economía, en todos los aspectos de la vida. El empoderamiento permite autoconocerse, reconstruirse si es necesario en algunos casos, para llegar a la necesaria conclusión de que somos capaces, de que podemos. Ese poder será utilizado después para mejorar, para construir. Este es un mundo, el empresarial, el político, demasiado masculino, poco equilibrado. Las mujeres son más necesarias que nunca. Para eso deben, debemos, empoderarnos, para hacer más y mejor. Eso.

viernes, 8 de julio de 2011

Área Digital

Hemos creado hace unos meses un área especializado en comunicación y campañas digitales, desde el que ofrecemos servicios de escucha y análisis de información en redes sociales; informes de impacto y rentabilidad de campañas online; planificación de estrategias novedosas. Lo hemos puesto en marcha conscientes de que los consumidores se relacionan hoy en comunidades online, usan las redes sociales a diario, reciben recomendaciones en foros o desde su página de facebook, la misma en la que han publicado su última foto en vacaciones.


Equipo Medialuna
Las marcas de consumo necesitan subirse a este tren veloz, tan cargado de información, tan influyente. Desde el área digital, un joven y entusiasta equipo de profesionales sintetiza la información (lo que se dice de tu marca), crea contenidos impactantes y los distribuye de forma creativa, mediante actividades como concursos, premios, eventos online…. Es, probablemente, una de las áreas con más futuro. Lo que más satisfacción produce es que está permitiendo la incorporación de nuevos talentos y nativos digitales con mucho que aportar al sector de la Comunicación y las Relaciones Públicas.

lunes, 4 de julio de 2011

El jefe y la confianza

De esta cuestión se han escrito tratados y libros. En los últimos años, de autoayuda, con grandes éxitos comerciales, como si se tratara de un descubrimiento en el ámbito de la gestión empresarial: los directivos, para crecer y conseguir el máximo rendimiento de su equipo, han de mostrar confianza. “La confianza es rentable”, escribe Miguel Ángel Aguirre en su nuevo libro Tribulaciones de un Directivo en Paro, que edita LoQueNoExiste este mismo mes de julio.



Pero algunos clásicos, como Michel de Montaigne (1533-1592) ya lo habían anunciado y escrito mucho antes. “La confianza en la bondad ajena es testimonio no pequeño de la propia bondad”, dijo en sus maravillosos Ensayos. Cierto, para confiar hay que creer necesariamente que el otro puede y es capaz, hay que valorar y en cierta medida respetar al que se tiene en frente, o debajo, o al lado. Si no se ama, ni existe cierta admiración, no se confía. Tampoco en el ámbito de la empresa. No siempre el jefe tiene capacidad de confianza. Esta depende o es directamente proporcional a su dosis de bondad. Si el jefe es bueno, por principio, confía. Y el equipo lo percibirá. Otra cuestión es el resultado de todo ello. Si la confianza es mutua o no.