miércoles, 28 de diciembre de 2011

Un deseo para 2012

Las predicciones para 2012 no son alentadoras: seremos más pobres que en 2011 y más de lo que lo fuimos en 2010, cuando la renta per capita de los españoles, según los datos de Eurostat, se situó ocho puntos por debajo de la media de los 17 países de la eurozona. ¿Estamos preparados para seguir cayendo? Auguran que la tasa de paro, esta terrible losa que nos cae sobre la espalda cada lunes por la mañana, aumentará hasta situarse incluso en el 22 por ciento. Me pregunto ¿cómo es posible soportar a los hijos sin esperanza, cobijados muchos de ellos en los techos de los abuelos; a los nietos sin proyectos; a los profesores universitarios sin mensaje de futuro; a los políticos sin discurso; a los médicos sin consuelo; a los empresarios sin facturas?

A veces es preciso llegar al fondo de los hoyos más profundos para entender que solo desde ahí uno no puede más que subir, pataleando o como sea. De la nada surgió todo y todo fue tejiéndose con hilo malo, quebradizo y traicionero hasta romperse por varios lados, mostrando agujeros terribles, algunos insalvables. Toca volver a hilar, pero con nuevas hebras más resistentes a los malos aires, menos contaminadas. Sobran los urdangarines que hacen la competencia a las empresas que seriamente venden servicios de comunicación y relaciones públicas; las mentiras de los brotes de colores, el victimismo de los que, desde la opulencia, esperan que sean otros los que vengan a salvarlos.

Dicen que es una crisis de valores. No. Es la crisis de los valores destructivos, de la cobardía, de la codicia y de la mentira; la crisis de la corrupción y el engaño de unos y otros, más preocupados por aparentar que por construir un armazón resistente; la crisis de las hebras malas incapaces de resistir en su base; la del ladrillo mal puesto y la de todos los ladrillos que no se menean salvo para salir en la foto.

Nadie vendrá a salvarnos. Tendremos que hacerlo de nuevo, volver a tejer nuestra economía con mejores argumentos: tesón, capacidad de trabajo, esfuerzo, respeto a los demás, conocimiento, interés, vocación por contratar. Cada empresario de este país, por pequeño que fuera, debería empezar este 2012 con un objetivo personal en la dirección necesaria. Este es el mío: firmar un contrato a uno de estos españoles que cada lunes por la mañana piensa que su vida pasa sin gloria alguna, a pesar de sus esfuerzos, de la confianza y la ilusión que un día tuvieron, tal vez, sus padres, sus abuelos, él mismo, la sociedad. Firmar la puerta de la esperanza a un profesional. Porque el trabajo es eso: esperanza, ilusión, proyecto de vida y capacidad para ser un hombre o una mujer libre. Que nadie nos diga lo contrario.

jueves, 22 de diciembre de 2011

MIREN A ESTA MUJER


La que está a mi derecha. Es Iliana Capllonch, madre de Andrea y Claudia, esposa de Javier, amiga de Lucía y de Paz, pero sobre todo Iliana, una mujer de Mallorca. Parece feliz, derrocha esperanza. Pudiera- visto desde muchos ángulos- no tener motivos para sonreír, por la injusta Diabetes de Claudia o la puñetera Arteritis de Takayasu de Andrea, o, simplemente, por pensar que a veces Dios se queda adormilado cuando se le piden favores. Pero no, ella sonríe con la mirada, con el gesto, con el abrazo. Sonríe muy a menudo a su propio corazón. Da siempre las gracias y consigue, no sabemos si consciente o impulsivamente, lo que se propone, aunque parezca imposible. Su libro, Podemos Tener Esperanza (LoQueNoExiste), se encuentra en estos momentos sobre la mesa de los más vendidos en muchas librerías de España, en especial las de Mallorca. Gracias, Iliana, por ser así, por regalarnos este libro, por tu gesto.


jueves, 15 de diciembre de 2011

Esta noche en Mallorca

En la era en la que todos hablan de la desaparición del papel y del alza de Internet, donde la palabra parece capturarse gratis y nada se compra, es aún más meritorio apostar por la cultura, por la literatura, por la narración… yo lo hago y lo seguiré haciendo en los próximos años. Les invito a creer en la palabra escrita, impresa, valorada en su dimensión. Esta noche presento en Mallorca un libro impresionante, Podemos Tener Esperanza (Loquenoexiste), la autobiografía de una familia con problemas…Iliana Capllonch lo ha creado dando la palabra a sus dos hijas y a su marido. Cualquier vida puede convertirse en una novela. Todo depende de cómo se cuente. Ahí está la hazaña. Les contaré cómo fue la presentación a mi vuelta.


lunes, 5 de diciembre de 2011

Esencia humana para la mujer

La filósofa Celia Amorós viene a decirnos que el Feminismo parte de una idea moderna de la sociedad, en la que la mujer lucha por ser considerada como ser humano, como ciudadana libre y pensadora al igual que el hombre. Desea para sí, la mujer, los mismos derechos que reclama el pensamiento ilustrado y que constituyen la base de las sociedades democráticas modernas. El feminismo no significa la lucha por la igualdad de la mujer frente al hombre, sino la lucha para que la mujer adquiera su propia esencia humana, individual y librepensadora. Conviene rescatar el pensamiento de esta extraordinaria filósofa y llevar a nuestra mesita de noche, Tiempos de Feminismo, para entender que solo cuando la mujer esté considerada realmente en su sentido humano, el mundo podrá mejorar. Amorós es admiradora profunda de Rosa Luxemburgo, quien advirtió por escrito: “No se hace la historia sin grandeza de espíritu, sin una elevada moral, sin gestos nobles”. El mundo necesita una nueva revolución que pasa necesariamente por el empoderamiento de lo femenino. No será fácil. Corren vientos en esta dirección.




lunes, 28 de noviembre de 2011

Aprender a callar

Pitágoras exigía a sus discípulos silencio y hacía pruebas de silencio para ingresar y ser aceptados en su escuela filosófica. Debería ser una prueba de fuego, también y especialmente, para los profesionales de nuestro sector (la de callar cuando hay que hacerlo). El ser humano tarda unos cuatro años en aprender a hablar. Pero a cerrar la boca nadie nos enseña, salvo la experiencia decepcionante de las palabras inoportunas o innecesarias…

El humanista holandés Erasmo de Rotterdam dijo que los símbolos mudos pueden ser más eficaces que la palabra. Es el tema del gesto, desarrollado en ‘La lengua’ por un gran número de anécdotas y ejemplos, extraídos de la historia y la literatura griegas. Lo esencial del silencio (como gesto) para Erasmo es quizás su efecto: siempre simbólico, a la inversa que el lenguaje, que es siempre diabólico. “El lenguaje es la causa de la perturbación del reposo, de la traición del secreto, de la profanación, etc; por su capacidad de proliferar, se torna intempestivo, incluso dominador y descarado”, escribió el gran intelectual.

viernes, 18 de noviembre de 2011

El arte de hacerse respetar

Han pasado 224 años desde que el gran filósofo y pensador alemán Schopenhauer dijera adiós a este mundo y, sin embargo, sus 14 máximas en El Arte de Hacerse Respetar, siguen siendo tan o más valiosas que antes. El mundo no ha cambiado tanto, salvo en las formas. Está casi todo escrito. Otra cuestión es que no se conozca la historia o estemos asistiendo a una corriente anti-pasado, empeñada en que perdamos la memoria. Sin memoria seremos más vulnerables, ciudadanos más dóciles. Schopenhauer lo dijo casi todo en un pequeño libro sobre cómo mantener el honor y no dejarse amedentrar ni maltratar… Era el filósofo del Pesimismo. Para algo sirve tener un concepto negativo del ser humano y sus intenciones. Debería ser el manual de bienvenida de cualquier empresa. Estas 14 máximas y los Ensayos de Montaigne. Las cosas irían mejor. Seguro.

martes, 15 de noviembre de 2011

Un día de picnic con desconocidos

El sábado 12 de noviembre nos tomamos un picnic al aire libre en el parque Juan Carlos I de Madrid, con un grupo de personas desconocidas hasta entones para nosotros. Los habíamos convocado a través del blog de Luisito (http://www.elblogdeluisitoysuabuela.blogspot.com), un chaval muy simpático que habla con su abuela por teléfono y le cuenta su vida. Hemos inaugurado en la agencia un capítulo de experiencias singulares con la marca emporia, compañía experta en telefonía fácil que inventó el primer teléfono para aquellos que no querían complicaciones tecnológicas. Fue una mañana estupenda, nos fuimos en autobús, haciendo un recorrido histórico por los lugares más emblemáticos del Madrid antiguo: la catedral de la Almudena, puerta del Sol, plaza de Neptuno y Cibeles. Una excursión singular. Miren los gestos de sus caras: ¿parecen felices?



Historias de la agencia, de sus creativos, llenos de vida y de entusiasmo a pesar de todo y contra cualquier viento y marea. Lo mejor: no llovió.



jueves, 3 de noviembre de 2011

Nidos y pájaros

Dos tipos de personas abundan en las empresas, en las casas, en el mundo: los nidos y los pájaros. 

Los primeros suelen permanecer siempre en el mismo lugar, cobijan más o menos, arropan, esperan a que lleguen sus crías, si es que llegan; les gusta hacer de jefes o están destinados a serlo si encuentran materiales para la construcción. Los segundos, los pájaros, a menudo van y vienen buscando el mejor nido posible; los hay- entre estos- cariñosos y conformistas (suelen quedarse agradecidos si encuentran un lugar cómodo), trepadores y curiosos o, incluso, de mal agüero. También pajarracos que se comen lo de otros y no dejan sitio. Quieren todo el nido pero seguir volando. De todo tipo los encontramos. Es sano darse cuenta a tiempo dónde encajamos mejor: si somos nidos o pájaros. Lo que no puede pretenderse sin sufrimiento o fracaso es ejercer de pájaro siendo nido o viceversa.

Existen muchos pájaros sin nido, en búsqueda permanente de cobijo y muchos nidos descuidados en los que no apetece estar. También hay nidos equivocados, que deberían ser pájaros y volar más. Tal vez ninguno hayamos hecho la reflexión pertinente a tiempo: ¿tú eres nido o pájaro? Conócete a ti mismo, dijo el sabio griego.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Silencio en la empresa

El ruido ha descendido. En la oficina, en la carretera, por la subida de la gasolina, incluso en los bares. O nos estamos quedando un poco sordos (todo mi respeto y felicitación a este extraordinario colectivo que aplaude maravillosamente sin hacer ruido y que mañana, 24 de septiembre, celebra su aniversario); o la crisis también está afectando a los decibelios. Es un síntoma a considerar. El del silencio en la empresa. Las nuevas tecnologías han contribuido al cambio de sonido laboral. El teléfono ha sido sustituido en un 90 por ciento por el email. Ahora, en vez de incordiar con la llamada a cualquier hora, mandamos un correo electrónico, que no molesta, que nos permite borrarlo de nuestra lista sin explicaciones o contestarlo a las tres de la madruga una noche de insomnio. Verán cómo una llamada se convertirá, en poco tiempo, en un hecho relevante en la oficina que despertará la curiosidad de todos. Porque las madres son las únicas que quieren escucharnos. Los clientes prefieren leernos, cuando ellos deciden. Si les da la gana. A su debido tiempo. ¡Quién nos hubiera dicho esto hace 20 años! El silencio significa siempre.

 


martes, 6 de septiembre de 2011

Entrevista en MIA (junio de 2011)

Debajo podéis ver una entrevista para la revista MIA en relación a las cuotas existentes en el mundo de la política y su traslado al ámbito empresarial.


viernes, 2 de septiembre de 2011

Relaciones (in) humanas

No es fácil relacionarse en la empresa. Tampoco en casa. En realidad no es fácil relacionarse en ninguna parte. Pero sí imprescindible y necesario hacerlo para subsistir. Incluso mal, mejor que la nada en materia de relaciones humanas y de comunicación. Una de las novelas que a menudo suelo recordar, Bartleby, el Escribiente, del autor americano Herman Melville (publicada en 1856) me viene de vez en cuando a la memoria. El jefe, un abogado de Nueva York, le dice al empleado Bartlebly: “haga usted esto”. Y el susodicho, despacio, sereno, lentamente, le contesta: “preferiría no hacerlo…”, así en numerosas ocasiones; hasta que ya desesperado el hombre decide expulsarlo de su empresa y éste, de nuevo, con gran serenidad, sin moverse de su silla de trabajo le repite: “Preferiría no hacerlo”. 

¿Cuántas veces ocurre esto? A menudo la comunicación es así, en casa, en el trabajo. El no soterrado, oculto, la negatividad abunda más que el sí, especialmente en estos tiempos (¿o tal vez esta actitud ha influido en que los tiempos sean así?). Por algo se han hecho leyes en materia laboral. ¿Cuestión de liderazgo o de afectos? ¿De autoridad o de entendimiento? En cualquier caso, qué difícil es relacionarse. Incluso para los que hemos hecho de esto nuestra profesión, las Relaciones Públicas.

Portada de Bartleby, el escribiente  (Nordica Libros)

lunes, 22 de agosto de 2011

Emprender en Madrid

El Foro Emprendedores (www.foroemprendedores.org) inaugura septiembre con el Ciclo de conferencias “Oportunidades para Emprendedores en el sector de Servicios a la Persona“, en el que empresarios reputados y emprendedores sin miedo contarán sus experiencias, para animar a otros a seguir el camino de la independencia laboral. Habrá respuestas a la capacidad y a las ganas aquellos que sueñan con poner en marcha su propio negocio o buscan una salida a su situación de desempleo. ¿Por qué no?

Siete conferencias en distintas ciudades, la primera de ellas el 14 de septiembre en Madrid a cargo de Javier Benavente Barrón y bajo el sugerente título de “Emprender”. Él puede hablar de este asunto con sabiduría y razones. Es un empresario nato, zamorano y visionario.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Separata sobre campañas digitales


El Área Digital de Medialuna acaba de editar una separata- impresa en papel también- con las principales recomendaciones para poner en marcha una campaña en redes sociales. Nuestros clientes, potenciales consumidores, recomendadores se encuentran en las redes, conversando y relacionándose a diario. Por esta razón hemos querido desarrollar estrategias y técnicas eficaces que nos permitan llegar hasta ellos; es decir seguir haciendo lo que hacíamos (Relaciones Públicas) pero en nuevos canales que exigen lenguajes más directos y precisos. En junio de 2011 Facebook había superado los 15 millones de usuarios en España y pronto alcanzará los 700 millones en todo el mundo. Es sólo un pequeño ejemplo. Nuestros jóvenes ya no llaman por teléfono. Hoy más que nunca nuestra profesión es necesaria para seguir resumiendo y analizando entre tanta cada vez mayor abundancia información y diversidad de fuentes.

Justicia y calor

Nada mejor que el libro de Michael J. Sandel, Justicia (Destino), cuando aprieta el calor en Madrid a las tres de la madrugada de una noche de agosto en la que llega el Papa y se buscan explicaciones sobre si hacemos lo que debemos. Una obra necesaria para reflexionar sobre la libertad, la virtud, el significado de la ética cívica. También sobre la codicia humana y cómo debe intervenir el Estado – si es que debe hacerlo- para asegurar la convivencia respetando los derechos humanos. Al parecer las clases de Justicia que imparte este prestigioso profesor, filósofo y politólogo J. Sandel en la Universidad de Harvard son famosas y éste, su último libro, va ya por el millón de ejemplares vendidos. ¿Será que muchos buscamos explicaciones de por qué ocurre lo que ocurre en este mundo y cómo podemos mejorarlo?


lunes, 1 de agosto de 2011

Irse de vacaciones

Al menos, con esta crisis, ya está mejor visto lo de quedarse en casa por vacaciones y uno no siente obligación de sorprender o resultar original ante la pregunta de su vecino: ¿dónde has estado estas vacaciones? Hay que reconocer que esta cuestión pesaba más hace pocos años. Antes de la crisis estábamos todos convencidos de que "como fuera de casa, en ninguna parte". Ahora que hay menos facturación, las empresas encogen sus presupuestos y no sabemos si antes o después del 20N nos quedaremos sin paga extra, volvemos a creer en el hogar; en el sofá de casa, en la novela que nos propusimos leer con calma. Todo tiene sus ventajas. Menos mal que algunas casas las hacen con terraza. O con vistas al mar.

miércoles, 27 de julio de 2011

Casi todos los principios

“Todas las familias felices se parecen unas a otras; cada familia desdichada lo es a su manera”. Qué importante la primera frase de un libro, el comienzo de cualquier empresa humana. Ese comienzo de la novela de Tolstoi, Ana Karenina, a menudo me viene a la memoria cuando imagino cualquier principio. Empezar con buen pie. Sabio consejo. Me alegra que Medialuna arrancara sanamente en 2000; y con cero clientes de otras empresas, quiero decir, sin `restar´ nada a la ajena competencia. Creo que aquel primer año fue digno, merecedor de una próspera continuación. Aunque en una empresa uno tiene siempre la sensación de estar en el principio, construyendo, volviendo a comenzar; de vez en cuando conviene acordarse de cómo fueron los primeros años. Tal vez para buscar la fortaleza del escritor en su primera frase y seguir con el argumento. En cualquier caso y volviendo a la idea principal de Tolstoi sobre las familias: Qué razón. Ahora que estamos de vacaciones, más aún podemos observarlo.

martes, 19 de julio de 2011

El mar y las lubinas

De este mar guardo recuerdos profundos. Pensamientos. Horas muertas. De esas que escasean tanto ahora. Solía mirarlo de niña, sentada en el muelle de Santander, con las zapatillas colgando, imaginando otro mundo, adónde iría de mayor, qué mares surcaría y con quién. Una tarde, la recuerdo bien, la zapatilla se me cayó al agua y tuve que volver a casa andando descalza. Es el mar cantábrico. Nada monótono, distinto en colores, según los vientos. Me gusta cuando azota el viento sur, caliente, veloz, que despeja el paisaje de fondo y puede verse, frente a la bahía, Peñacabarga, Pedreña, incluso Somo. Después del sur suele llover y el mar se calma y se oscurece. Este es mi paisaje, el más inspirador. Me voy esta semana de vacaciones. Desde allí tal vez escriba.

miércoles, 13 de julio de 2011

El empoderamiento y la mujer

Escucho por primera vez hablar de empoderamiento a Elvira Sánchez, escritora y amiga colaboradora de Medialuna. Está trabajando en este concepto para desarrollarlo empresarialmente en España. Lo logrará. 

En EEUU, empoderamiento, es una idea conocida y aceptada que ha contribuido a que las mujeres trabajen en términos de igualdad y consigan mayor y mejor presencia en el ámbito laboral, en la Economía, en todos los aspectos de la vida. El empoderamiento permite autoconocerse, reconstruirse si es necesario en algunos casos, para llegar a la necesaria conclusión de que somos capaces, de que podemos. Ese poder será utilizado después para mejorar, para construir. Este es un mundo, el empresarial, el político, demasiado masculino, poco equilibrado. Las mujeres son más necesarias que nunca. Para eso deben, debemos, empoderarnos, para hacer más y mejor. Eso.

viernes, 8 de julio de 2011

Área Digital

Hemos creado hace unos meses un área especializado en comunicación y campañas digitales, desde el que ofrecemos servicios de escucha y análisis de información en redes sociales; informes de impacto y rentabilidad de campañas online; planificación de estrategias novedosas. Lo hemos puesto en marcha conscientes de que los consumidores se relacionan hoy en comunidades online, usan las redes sociales a diario, reciben recomendaciones en foros o desde su página de facebook, la misma en la que han publicado su última foto en vacaciones.


Equipo Medialuna
Las marcas de consumo necesitan subirse a este tren veloz, tan cargado de información, tan influyente. Desde el área digital, un joven y entusiasta equipo de profesionales sintetiza la información (lo que se dice de tu marca), crea contenidos impactantes y los distribuye de forma creativa, mediante actividades como concursos, premios, eventos online…. Es, probablemente, una de las áreas con más futuro. Lo que más satisfacción produce es que está permitiendo la incorporación de nuevos talentos y nativos digitales con mucho que aportar al sector de la Comunicación y las Relaciones Públicas.

lunes, 4 de julio de 2011

El jefe y la confianza

De esta cuestión se han escrito tratados y libros. En los últimos años, de autoayuda, con grandes éxitos comerciales, como si se tratara de un descubrimiento en el ámbito de la gestión empresarial: los directivos, para crecer y conseguir el máximo rendimiento de su equipo, han de mostrar confianza. “La confianza es rentable”, escribe Miguel Ángel Aguirre en su nuevo libro Tribulaciones de un Directivo en Paro, que edita LoQueNoExiste este mismo mes de julio.



Pero algunos clásicos, como Michel de Montaigne (1533-1592) ya lo habían anunciado y escrito mucho antes. “La confianza en la bondad ajena es testimonio no pequeño de la propia bondad”, dijo en sus maravillosos Ensayos. Cierto, para confiar hay que creer necesariamente que el otro puede y es capaz, hay que valorar y en cierta medida respetar al que se tiene en frente, o debajo, o al lado. Si no se ama, ni existe cierta admiración, no se confía. Tampoco en el ámbito de la empresa. No siempre el jefe tiene capacidad de confianza. Esta depende o es directamente proporcional a su dosis de bondad. Si el jefe es bueno, por principio, confía. Y el equipo lo percibirá. Otra cuestión es el resultado de todo ello. Si la confianza es mutua o no.

viernes, 17 de junio de 2011

Poco incentivados

El próximo miércoles 22 de junio, mi amigo y antiguo trabajador de Medialuna, Cesar García, presenta, en FNAC de calle Callao de Madrid a las 11 de la mañana, su libro American Psique (LoQueNoExiste), un relato ameno sobre cómo son de diferentes norteamericanos y españoles. La entrada es abierta a cualquiera, gratuita. Estaremos unos cuantos aficionados a la comunicación y a los libros escuchando un diálogo sobre las características de unos y otros.



Siempre me han gustado los americanos por su capacidad empresarial. A los americanos, aunque no hablen español ni chino, no les asusta emigrar ni extender sus firmas por el mundo. Tienen la autoestima alta, buscan sus sueños sin complejos, y sobre todo, apoyan los sueños de los demás. Los españoles deberíamos aprender un poco de su entusiasmo. Deberíamos confiar más en el ser humano, subir la dosis de optimismo. Es difícil en los tiempos que corren pero….probablemente el hoyo en el que nos encontramos caídos responde precisamente a nuestra fatalidad existencial, a nuestra enemistad con el prójimo, a nuestra falta de sueños. 

Dice Cesar que los americanos aplauden al becario en la empresa, por su gran aportación al trabajo, y también al chico que lleva los cafés; dice que allí, en Estados Unidos, todos están más incentivados y que si alguien dice “tengo un sueño” el otro le desea suerte, le apoya, le anima. ¿Aquí lo hacemos?

viernes, 3 de junio de 2011

El jefe malo y la felicidad

Tanto en Expomanagement, que se celebra estos días en la Feria de Madrid, como en otros interesantes foros empresariales, han ganado fuerza o están de moda los conceptos de motivación inteligente, liderazgo, empoderamiento, felicidad laboral… Una nueva y moderna profesión -la de coach- se abre paso en medio de tanta necesidad para instruir, dirigir, enseñar a liderar y a hacer felices a los trabajadores para, en definitiva, conseguir que las empresas sean así, con trabajadores felices, más rentables y exitosas.

Sin duda los perfiles han cambiado en cuestión de dos décadas. Antes, se apreciaba más a los tipos duros, el jefe autoritario (que no totalitario) capaz de alzar la voz en medio de la redacción a los periodistas -si era necesario - y pasar después la mano por el hombro a modo de disculpa tímida, para tomarse una copa y aquí no ha pasado nada… Entonces los duros eran los triunfadores; los buenos o de carácter conciliador unos blandos a los que nadie respetaba… ¡Qué tiempos aquellos, los de las redacciones con copa en mano y humareda de tabaco sin que nadie rechistara…! Las cosas han cambiado mucho. Ahora, si existe la más mínima sospecha de que un trabajador pueda estar intranquilo o estresado, te mandan a un coach o te dan la baja directamente para prevenir. Porque lo importante es ser feliz…y la felicidad (esa cosa con plumas que decía Woody Allen) hace que todos rindamos más, que las empresas sean mejores.

Cientos de estrategias, de libros y de profesionales avispados para explicar algo tan sencillo como que, el jefe, para que sea buen jefe, tiene que ser, por lo menos, buena persona. Pero que sigan haciendo literatura. A mi me gusta confirmar lo que ya me dijo mi madre o lo que mucho antes había escrito Enrique Miret Magdalena en su libro ¿Qué Nos Hace Falta Para Ser Felices?: Para ser feliz sólo hay un truco: ser moral. Decía que la felicidad, como la risa, es contagiosa. También en el trabajo. Del corazón depende casi todo.

viernes, 27 de mayo de 2011

Contadores de historias o la importancia del storytelling

Nuestro trabajo ha sido siempre contar historias, montar relatos interesantes acerca de una marca, un producto, una institución o una compañía de manera que los públicos a los que nos dirigimos se sientan atraídos por nuestra narración y la compartan con los demás. Este trabajo que ahora se vincula exclusivamente a la llegada de las redes sociales, lo llevamos desarrollando los profesionales de las relaciones públicas desde el principio. En muchas ocasiones, les contamos una historia a nuestros seguidores (léase periodistas) con la intención de que les guste y la compartan con sus fans.

Nosotros, que ahora planeamos estrategias comunicativas en redes sociales, sabemos que lo que diferencia una campaña exitosa de otra que no lo es, lo que hará que el boca a boca se extienda y nuestras acciones sean compartidas por los usuarios de manera espontánea, sigue siendo, sin duda, el storytelling.

Antonio Núñez, en el libro Será mejor que lo cuentes, define el storytelling como “el arte y la técnica utilizada para narrar cualquier tipo de relato: desde una película o campaña publicitaria a un informe comercial o una presentación de empresa”. En Medialuna tenemos claro que en una estrategia de comunicación a través de redes sociales el storytelling, el contenido, es lo fundamental.

Contar una buena historia, original, con gancho, atractiva, que despierte el interés y consiga destacar entre otras muchas es el punto clave. Las personas que nos dedicamos a las Relaciones Públicas somos buenos contadores de historias. Las redes sociales son una herramienta más con la que contamos para difundirlas, una herramienta que genera notoriedad y nos abre la puerta a un amplio público.

Estela Cayón
Ejecutiva Medialuna
Área Campañas Digitales

viernes, 20 de mayo de 2011

Medialuna en 2011, nuevos pastos

He aprendido que la cantidad de amor en una empresa es directamente proporcional a su positivo o negativo resultado. Deberíamos tener un termómetro interno para medir estas proporciones cada mañana. En función de la dosis de bien y mal (entendido como amor y odio) los números acaban subiendo o bajando. Incluso en adversas circunstancias, sobreviven aquellos que tienen más energía positiva. Les parecerá algo simple, pero créanme: cierto. En ambientes desagradables acaban sufriendo todos, empleados, empresarios, clientes y proveedores. El desánimo espanta a los números. ¡Del ánimo depende casi todo!

No voy a seguir con esta idea de la vaca y el amor para no parecer una frívola, pero les diré lo último: mi vaca, aunque ya no es tan joven como en la década anterior, es una buena vaca. Tenemos buenos pastos y nos ocupamos de ella con la suficiente paciencia y animosidad. Da suficiente leche. E incluso ha tenido terneros. El futuro por delante. Los nuevos ternerillos son muy graciosos, entretenidos. Están divirtiéndose mucho con campañas digitales, metidos hasta el hocico en las redes sociales. Dan sus frutos. 

Afortunadamente, pasaron los tiempos de flaquezas y malas hierbas. Aunque hay que permanecer vigilante, aprender de lo vivido para tener siempre a mano las vacunas necesarias. Desde la nueva oficina, más funcional, de techos altos y espacio generoso, las cosas se ven de otra manera. La crisis la afrontamos con imaginación, nuevos servicios, mucha eficacia, rapidez y resultados. Las empresas necesitan de nuestros servicios para seguir en la brecha. La comunicación es más necesaria que nunca.

2010, Medialuna y la vaca

Los dos últimos años de la primera década han sido duros. Los problemas de crecimiento no siempre se resuelven sin traumas. Ocurre en casi todas las empresas: tras esos primeros siete años de emocionante expansión, las cosas empiezan a transformarse y acaban cambiando de aspecto. Ya no son lo que eran. 

La crisis ha hecho mella en el sector, algunos clientes transmiten su intención de bajar los precios o dejar de contratar cualquier servicio externo. Hay empresas que han cerrado oficinas y despedido a cientos de empleados. Lo vivo en medio de un desagradable ambiente interno en el que toca hacer ajustes. De cuentas. De equipo. Las empresas no son más que grupos de personas unidas en torno a un mismo proyecto económico para ganarse la vida. Personas alrededor de una vaca que intentan ordeñar. Hay vacas que dan más o menos litros de leche, de distinta calidad. Para que siga dando leche hay que cuidarla, sacarla a pasear, a pastar en un buen prado, hay que darla buen alimento. Las vacas también aprecian el cariño. La vaca, para que dé leche, tiene que estar bien cuidada y alimentada. Dejamos a la vaca un poco triste, incluso abandonada. Hubo que tratarla con medicamentos para que recuperase la salud. 

Nos la llevamos a otro lugar, más despejado, en el norte de Madrid, concretamente en Las Tablas y tuvo durante un período de tiempo buenos alimentos y mucho sol. Creo que está curada de malas hierbas, que vuelve a sonreír. De los problemas, o se sale fortalecido, o se perece. Esta empresa salió fortalecida, al menos en entendimiento y carácter.

martes, 17 de mayo de 2011

Los ocho consejos de Medialuna para lanzar un libro en redes sociales

La campaña en redes sociales para dar notoriedad a la nueva obra American Psique, de Cesar García, (editado por LoQueNoExiste) es un ejemplo de cómo Internet y las redes sociales sirven para la promoción y la comunicación en los tiempos modernos y de forma rentable. Centenares de lectores están siguiendo al autor de esta nueva obra en Twitter, Facebook, LinkedIn y en el propio blog de César García, que a pesar de encontrarse en la Univeridad Estatal de Washington, parece estar cerca de todos. Esta es la recomendación de Medialuna, responsable de la campaña digital:
  1. Cree un blog: Lo mejor es que el autor, en este caso lo hace Cesar García, hable de la obra desde su punto de vista personal aportando opiniones cercanas que complementen las ideas del libro, contestando las preguntas de lectores. 
  2. Abra perfiles en distintas redes sociales: en función de la temática de la obra editorial elegiremos cuáles son las redes en las que nos interesa aparecer. Pueden convivir perfiles tanto de la editorial, como del libro o del autor que se complementen. 
  3. Preocúpese del contenido: El valor del contenido atraerá a lectores y curiosos. En la red, como en los libros, funciona el boca a boca y ésta siempre es la mejor manera de crecer. Tener definido el storytelling es fundamental. 
  4. Escuche diariamente a los usuarios: conozca a sus seguidores, qué les gusta, qué cosas de las que comparte con ellos son más comentadas, vea cómo puede mejorar el contenido en función de la demanda… 
  5. La importancia del boca a boca: intente generar ruido, que otros hablen de su obra, contacte con sus públicos de interés, infórmeles de su propuesta y tenga paciencia. Para construir el boca a boca hay que contar una buena historia y esperar que otros la difundan. 
  6. Seleccione grupos de interés con similares objetivos dentro de las redes sociales generales: dentro de cada red la gente se organiza y vincula con aquellos con los que comparte intereses similares. Así podemos localizar grupos de libreros, editoriales, lectores, personas preocupadas por la política, la psicología.., o cualquier tema que se nos ocurra. 
  7. Descubra redes especializadas en su ámbito: editores, libreros, profesionales de la política y la sociología- en el caso de American Psique- poseen redes profesionales en las que se comunican. Entre en ellas. 
  8. Identifique a aquellos blogueros interesados en su obra: Hoy cualquiera puede ser periodista, o ejercer de informador, desde el pueblo más recóndito del mundo y con un simple ordenador. Los blogueros influyentes son seguidos por miles de internautas. No se olvide de enviarles la obra, si puede, y de mantener una relación fluida con ellos.

martes, 10 de mayo de 2011

Las redes y la rueda

La humanidad siempre ha vivido bajo el signo (y la ilusión) del progreso continuo. Imaginad el descubrimiento de la rueda en el quinto milenio de la tierra, y cómo calcularían entonces su repercusión en el PIB de aquel año. ¡Ha ocurrido tantas otras veces! Fue con la rueda –pero también mucho antes, con otros inventos igualmente prodigiosos- cuando se pusieron primeras piedras de futuro, varias cada año según las agencias de patentes. O quizás no. Aunque parezca que avanza a mucha velocidad, el progreso va y viene. 

Desde la rueda tuvieron que pasar milenios interminables antes de que desapareciesen de las ciudades los caballos y los aguateros, y antes de que los periódicos certificasen que por fin se había plantado aquí la modernidad. Alguien dijo lo mismo cuando se embotelló el agua carbonatada. Pero ahora tenemos las llamadas Redes Sociales, la prodigiosa invención que cambia nuestras vidas y la manera de gestionar ocios y negocios (nec otium: no ocio).

Esta crisis tan brutal se ha producido mientras el mundo se llenaba la boca con la idea de un progreso prodigioso. Y ya se ve: vino y se queda entre nosotros unos cuantos años. No escarmentamos de anteriores afirmaciones temerarias. Por ejemplo, vivimos la zozobra de si va a desaparecer la Prensa, arrastrada por Internet. También se dice sobre los libros en papel. Se exagera, aunque hay que estar atentos. Nuevos emprendedores instalados en la oportunidad de Internet presumen a menudo de no leer periódicos impresos, de “no creer en el papel”, y aseguran estar ahora “en otra era”, en la digital, donde todo es diferente y lo demás- si existe-está destinado a morir.

No es nuevo el sentimiento de creer haber cruzado de era. Cuando llegó el cine también se dijo que desaparecería el teatro; cuando llegó la televisión, se predijo el hundimiento del cine, y la radio iba a acabar con los periódicos... 


“La información está al alcance de todos, 
pero la abundancia es una complicación”

Otro cuento es el de la comunicación. Desde Aristóteles nadie discute que el hombre, como animal político, se distingue por su capacidad para comunicarse. Pero entonces era sencillo. Llegaba Protágoras a Atenas, se corría la voz con emoción -¡Ha llegado Protágoras!-, y la gente se amontonaba en la plaza principal para regocijarse escuchando al gran sofista. Aquella tarde era como si jugase la selección nacional de fútbol. Nada es tan sencillo ahora. Es más difícil vender una buena idea o un buen producto. Este nuevo progreso nos ha procurado muchas más redes, interlocutores dispersos, nuevos mensajes y múltiples formas y fórmulas de transmitirlos. Y, sin embargo, a pesar de esta mayor y más compleja comunicación, aumenta el número de personas ensimismadas, ajenas al sistema o aisladas en una urna tecnológica. 

La información está al alcance de quien quiera usarla, pero la abundancia es una complicación. Lo sufren cada día los gabinetes de comunicación de todo tipo, se lo plantean los empresarios y directivos de empresas que tienen los ojos abiertos al futuro. El reto es saber aprovechar los nuevos medios (y las nuevas tecnología) para que el trabajo –queda dicho- haga más feliz el ocio y mucho más rentable el negocio. O sea.

viernes, 6 de mayo de 2011

La fuerza de las redes sociales, nuevas campañas

Existen mecanismos de comunicación que en estos tiempos están dando buenos frutos con presupuestos competitivos. Me refiero a la utilización de las redes sociales para lanzar mensajes a públicos directos. Desde Medialuna estamos desarrollando campañas informativas que atraen la atención de grupos de gran interés, asiduos de las redes sociales, y que encuentran en ellas refugio para sus vidas, fuentes de información cotidiana, entretenimientos….Todo está ahí. 

Para acertar en redes sociales hay que crear contenidos de valor

Logramos -con la difusión de mensajes y la puesta en marcha de actividades- que conversen, que escuchen, que comenten, que reciban premios, que participen en concursos, que se entretengan. Que se emocionen, a veces, con una historia; que entren en contacto con el autor de un libro y realicen preguntas en directo. La forma de comunicación ha cambiado. Resulta mucho más compleja hoy y al mismo tiempo más arriesgada. Todo es directo, y el directo tiene sus riesgos. Cada día hay nuevos ejemplos, sencillos, pero ilustrativos de cómo la comunicación en estas nuevas plataformas digitales: facebook, twitter, twenti, linkedin, YouTube, flickr…permite incentivar las ventas, crearse una marca personal o participar en un evento. La gran mayoría de las empresas quieren y han decidido estar ahí, pero no siempre tienen claro cómo hacerlo, ni, sobre todo, cómo continuar ese diálogo una vez abierto. Las redes sociales se han convertido en objetivo y diana de numerosas organizaciones que desean acercarse a sus públicos, llamarles la atención, hablarles de lo suyo…, y saben que ellos, sus clientes, sus consumidores, están ahí y pasan en ese espacio virtual cientos de horas comunicándose con otros, con su red. 

El Guardián entre el Centeno hubiera triunfado igualmente en redes sociales

Sólo contenidos de interés, historias atractivas, enriquecedoras, interesantes y extraordinarias podrán atrapar la atención de una sociedad o de grupos de individuos cada vez más hiperactivos en Internet. No son los informáticos -con todo el respeto a esta inteligente tribu humana- los que se apoderarán de las relaciones sociales en Internet, ni tampoco los mal llamados ‘expertos en redes sociales’, sino los expertos relaciones públicas, los creadores de contenidos, de información de valor, los estrategas.

El mundo no ha cambiado. Los sentimientos tampoco. Sólo ha variado el canal a través del cual circulan en mayor o menor medida las emociones. Pero El Guardián entre el Centeno hubiera triunfado igualmente si alguien lo hubiese escrito en Internet. El autor tendría el mismo valor. La historia sería igual de emocionante. Sin duda. Las redes sociales permitirán que el boca a boca sea mayor, y probablemente, más inmediato.

jueves, 5 de mayo de 2011

En crisis, más relaciones sociales

Boletín Medialuna mayo 2011
Salvo contadas excepciones, en España las empresas han reducido escandalosamente sus presupuestos de Marketing y Comunicación durante los dos últimos años. En cómo han utilizado la tijera, a la hora de ajustar, se distinguen unas de otras. Algunas lo han hecho sin miramientos, arrasando con departamentos de comunicación al completo, incluida la veteranía de valiosos directivos. Otras, hablando de lentejas: esto es lo que hay.

La virulencia de esta crisis y la rapidez de su impacto apenas han dejado tiempo a la reflexión y las consecuencias de las decisiones tomadas durante esta crisis también se harán notar en el futuro. Probablemente se recuperarán mejor aquellas compañías que lograron mantener en funcionamiento sus órganos vitales, entendiendo dentro de éstos a las Relaciones Públicas.

La necesidad de mantener relaciones con los públicos objetivos, generando confianza y lazos firmes, no solo continúa en períodos de crisis, sino que aumenta. El negocio, para existir, necesita relaciones. Para crecer, muchas más. Para brillar, confianza. En esta, precisamente, reside su principal fortaleza comercial.


Las Relaciones Públicas son efectivas,
rentables y necesarias para superar las dificultades

He aquí tres razones por las cuales las empresas y organizaciones deberían usar precisamente esta disciplina de la Comunicación, la de las Relaciones Públicas, para mantenerse vivas en tiempos de dificultad y salir fortalecidas cuando vengan las vacas gordas:

1) Por efectividad: Las Relaciones Públicas son más efectivas que otras disciplinas de la comunicación (publicidad, promoción, marketing) para generar confianza y credibilidad con los distintos públicos a los que una compañía u organización debe dirigirse: consumidores, empleados, grupos de presión, medios de comunicación.

2) Por dinero: Son más rentables en la consecución de índices de notoriedad. El desarrollo de una campaña informativa, a través de una estrategia de Relaciones Públicas adecuada, suele conllevar un coste relativamente pequeño para los resultados que se obtienen en términos de imagen, repercusión pública e impacto.

3) Por responsabilidad: Las grandes empresas -también las pequeñas- no pueden ni deben funcionar con una mentalidad cortoplacista. Las relaciones y los lazos afectivos que han creado a lo largo del tiempo han de mantenerse y no sufrir, a ser posible, lagunas largas. El coste del silencio puede resultar mucho mayor que el ahorro que supone la falta de actividad.

¿Cómo conseguir el puzzle perfecto en el presupuesto de Marketing cuando los recursos económicos son menores? Cortar sin miramientos no parece la opción más inteligente, salvo que el azar quiera ponerse de su parte. Conviene aumentar el ingenio, buscar las mejores ideas al menor coste posible, sabiendo que en crisis uno no puede permitirse el lujo de tirar dardos a cañonazos, sino de apuntar en la diana correcta. Las Relaciones Públicas deben permanecer siempre como la cabeza principal de la organización, su médula ósea, su corazón.

viernes, 29 de abril de 2011

Los orígenes de esta empresa (IV)

El primer plan de negocio de Medialuna. Año 2000.
¿Qué puedo ofrecer en un mercado dominado por las multinacionales, especialmente americanas?, me preguntaba en mayo de 2000.

Misma calidad, mismo servicio, experiencia internacional, mejor precio, más cercanía, frescura, mucho trabajo. Conocimiento. Era un mercado que comenzaba a madurar, en el que otras agencias habían ganado dinero. Pertenecía a la segunda generación de Relaciones Públicas, había aprendido de las grandes y destacaba con éxitos en las campañas desarrolladas. Tenía lo principal: el conocimiento; aunque entonces no era consciente de este importante valor.

¿Qué tipo de servicios?
Busqué diferenciarme, necesitaba algo más. Intenté especializar la empresa en un área original: el del sector de la mujer. Esto me permitió acercarme a algunas instituciones y empresas. Desarrollé la estrategia de acercamiento mediante la realización de un estudio de imagen sobre 'mujer y la comunicación', para presentarme a potenciales clientes. Muchos me recibieron con el pretexto del estudio. Ninguna empresa me contrató entonces para hacer campaña alguna relativa a las mujeres. Fue mucho después...curiosamente en 2011 hemos organizado para las instituciones europeas el Dia Internacional de la Mujer... Aquello del principio era sólo una estrategia de salida para llamar la atención. Sin duda Medialuna estaba destinada a ser una agencia global, capaz de crear grupos especializados en todos los ámbitos y sectores empresariales. Así ha sido.

Si planeas montar tu propio negocio, no olvides escribir tu plan. Tampoco el calendario!

Funcionó. Creo que escribir el plan de negocio me ayudó mucho. ASEME me regaló un libro con todos sus apartados. Esta asociación de mujeres empresarias y directivas, a la que pertenezco todavía y por la que siento gran apego, fue el trampolín de uno de mis primeros proyectos facturables durante los primeros meses de andadura: la realización de un estudio sobre la presencia de mujer en el Comercio de la Comunidad de Madrid, para la Dirección General de la Mujer.

Fue como el mensaje de un ángel venido de alguna parte. Aquellas dinámicas de discusión con grupos con mujeres comerciantes de distintas zonas de la comunidad de Madrid, hablando de sus experiencias empresariales, de sus sufrimientos y alegrías; de cómo veían y habían iniciado sus negocios me ayudaron mucho a entender. Algunas eran madres de familia que, sin estudios, ni conocimientos, ni universidad alguna, habían logrado pequeños imperios en los que se cobijaba toda la familia hasta entonces sin trabajo.

Tenía kilos de ilusión en 2000. No pretendía hacerme rica, sólo pensaba en crear una empresa que funcionara, creativa, con prestigio, con personas.

Siempre hay algún ángel misterioso que te sigue y aparece cuando menos te lo esperas. Ese joyero, mi joya, como solía llamarlo ... en realidad era el joven dueño de una importante fábrica de relojes internacional empeñado en desarrollar una cadena de telefonía para AMENA. No sé por qué dejo de hablarme de aquella manera tan radical. A veces las personas desaparecen de tu vida de la misma manera en la que entran en escena: de repente. Me pidió un estupendo plan de comunicación, en aquellos primeros meses del año 2000, para la cadena de tiendas que iniciaba con un grupo de socios-amigos: diseño de identidad corporativa, folletos, un plan de buena vecindad en la zona para dar a conocer la primera tienda…él . El plan se hizo, ya lo creo. La cadena fracasó sin embargo. Creo -aunque nunca me lo dijo- que desconfió de una frase escrita dirigida por mi a su socio principal: “ruego por favor se abone la factura enviada con la mayor brevedad posible”.

Gran lección para la posteridad: nunca pongas por escrito nada negativo, las palabras, en el mundo empresarial, están para que suenen bien. Sí. Necesitaba ser muy rígida en los cobros; algo que nadie percibía y que tampoco podía confesar. Gracias, Roberto. Tu presencia en aquel año 2000 fue fundamental, aunque nunca llegaras a saberlo. Sin embargo, te aseguro que pocas veces trabajé con tanto entusiasmo. La última vez que te vi fue en el Círculo de Bellas Artes, en 2001, en la presentación de mi libro Viagra. Claves de la Campaña de comunicación que convirtió a este fármaco en un fenómeno social, otra de mis aventuras del principio para sobrevivir y florecer. Las cosas que uno tiene que hacer para ganarse la vida! Yo que soñaba con escribir un libro de amor :)

La amistad es siempre la mejor cuenta de resultados y hoy, lo único que siento es haber perdido por el camino ¡Mi impaciencia traicionera! ¡Y eso que no tenía entonces la blackberry para escribir lo primero que se me pasara por la mente a la velocidad del rayo! Esta sí que es una máquina peligrosa ... Lo que uno piensa por la noche, mejor transmitirlo por la mañana, después de haber descansado y dormido, nunca en plena zozobra.

Los orígenes de esta empresa (III)

El empresario lo es por inconsciente 

Sigo mirando hacia atrás y no sé en realidad qué fue lo que me empujó a seguir. Creo que no ser en realidad del todo consciente del peligro. Tal vez sólo un inconsciente se convierte en empresario en época de crisis, sin apoyo familiar, siendo madre de dos niños de 1 y 6 años, y con poco dinero. No sé si podría hacerlo ahora de nuevo, sinceramente. Con esto no pretendo desanimar a nadie, sino mezclar la memoria presente y pasada. Entender las claves del principio. En lo único que confiaba era sin embargo en mi profesión, en lo que sí sabía hacer y había hecho en otras compañías durante los diez años anteriores.

Había dejado mi antigua empresa -Edelman Public Relations Worldwide- después de cinco años como subdirectora y la experiencia de haber trabajado doce horas diarias con mucha responsabilidad, en el lanzamiento de marcas al mercado, gestionando relaciones con medios de comunicación, fichando a ejecutivos, trabajando en formación, en promoción. Había tenido un jefe muy delegador, sin duda. Gracias a él aprendí a sobrevivir y a tomar decisiones independientes. Tenía en mi cabeza un plan, rondando durante un año completo, un plan de negocio fundamental para arrancar -ahora que lo recuerdo- Medialuna o cualquier pyme, sin duda. Me fui de la empresa con la impresión de haber cumplido, de no llevarme nada ajeno, de haberme entregado. A menudo creo que para ser empresario, conviene ser buen empleado, porque en el fondo tú eres y serás el primer y principal trabajador de tu propia empresa.

Les diré los puntos que incluía, el bendito plan Medialuna 2000-2002. El presupuesto de los primeros meses, ya lo conocen:

Como consideraciones iniciales, implicaba el respeto a los clientes de mi antigua empresa. Era un punto de partida. Un cero inicial, el número de la creatividad. Aunque pueda parecer una noñada, no lo és. La honestidad siempre he considerado que es rentable a medio y largo plazo. Había visto en mi sector sufrir a muchos por las marchas de ejecutivos llevándose clientes y negocio de su antigua empresa. Ni siquiera lo pensé. Tenía el conocimiento y la experiencia de haber ayudado a construir, a no restar, a sumar, y así quería empezar, sin restar a nadie. Sin rencores.
  • respeto a los antiguos clientes de la antigua empresa
  • empezar de cero, con la más importante de las carteras llena: la de las ideas y la profesión. Sentía, con 33 años estar en un buen momento profesional, con más de una década de trabajo y entrenamiento duro. Llevaba tiempo pensando en la idea de tener mi propio proyecto empresarial y entonces, lo que verdaderamente me angustiaba eran las cuentas, los impuestos y la fiscalidad. Algo en lo que estaba y sigo estando pez.

Los orígenes de esta empresa (II)

El primer presupuesto sin clientes en 2000
Elegida la sede, llega entonces una de las mayores angustias: la cuestión de los cables, la informática y los teléfonos. Tampoco nunca me han apasionado estos asuntos tan necesarios para el arranque, y aparecen en escena dos tíos ingenieros o informáticos explicándote qué ordenadores debes comprar, el asunto de la centralita y las ventajas de los sistemas operativos. Encima de cobrarte sin remisión y sin entender demasiado los conceptos, te miran con cara de querer llamarte gilipollas y empeñados en darte un curso rápido intensivo. Descubres entonces que los detalles pueden amargarte la vida desde el principio. Que parecer saber, sin sincerarse en exceso, funciona también para los agentes de Telefónica. 

No pude correr más, porque todo era una cadena en la que avanzar implicaba ir poniendo poco a poco los eslabones: sin NIF no facturas, y para conseguir este número necesitas dos meses de paliza. Si encuentras la ventanilla única acuérdate de avisarme. Hasta que llegas al notario y logras firmar las escrituras (nunca he entendido cómo una firma puede ser tan cara, ¡menudo oficio más rentable, el del notario!).

Resueltos los complejos 60 días del principio, pude por fin ponerme manos a la obra con lo que sigo considerando la clave del éxito: el presupuesto inicial, asociado a un plan de negocio. El primero lo hice a seis meses, imaginando un programa de números para la supervivencia durante el año 2000.

En el capítulo de gastos mensuales: 600 euros de alquiler de la oficina, imaginen lo demás, incluido mi propio salario. El menor de todos los que tuve. En el capítulo de ingresos: Cero el primer mes, cero el segundo, 4000 el tercero, 5000 el cuarto….

Así fueron los arranques, con pocos ceros. Lo recuerdo, pero no lo conservo. Casi nunca guardolos papeles. Suelo tirarlo todo. La oficina estaba limpia como nunca, porque a veces me iba los sábados o le pagaba unas horas extras a la cuidadora de mis dos hijos que me acompañó en aquella etapa.

2010, hemos cumplido diez años
Ahora que mantenemos una contrata de limpieza y tenemos una oficina en pleno barrio de Salamanca de Madrid, me dan ganas de ir a limpiar, a pasar la fregona en condiciones: con fuerza y sin dejar polvo en las esquinas. La limpieza, en una empresa, también es síntoma de salud. Podríamos analizar una organización -pequeña o grande- por su estética. Cuando veas una mesa muy sucia, con el vaso del café abandonado, empieza a preocuparte.

Sigo con el presupuesto, aquel bendito plan me quitaba la intranquilidad que me produjo el darme de baja en el INEM para convertirme en autónoma; lo hice sin tener garantizada factura alguna con ningún cliente; en realidad -si miro ahora para atrás- no sé si me atrevería a hacer lo mismo. Nadie en casa podía cubrirme las espaldas; es más, en aquellos primeros meses mi matrimonio era un completo fracaso y mientras constituía una sociedad mercantil, disolvía una sociedad personal: me separaba y me hacía cargo de mis hijos en todos los sentidos.

Los orígenes de esta empresa (I)

Los orígenes de Medialuna
Durante dos meses completos y un día del mes de mayo de 2000 no paré de buscar- sin hallar- la mal llamada ventanilla única por Madrid; a pesar de que ya entonces algunos políticos presumían de ella. A las ocho de la mañana comenzaba mi peregrinaje por distintos lugares de la Administración pública: el registro de marcas, donde escribí por primera vez, Medialuna Comunicación S.L.U y tuve esa estupenda sensación de propiedad: un nombre era mío por voluntad propia. Los demás impuestos, o pura casualidad, ya que nací el día de la Merced de 1966 y supongo que la elección fue fácil.

Les cuento la odisea de aquella primera primavera: a las 9 de la mañana, después del biberón de Pablo, y de dejar a Dani en el colegio, caminata hasta los distintos ministerios: Hacienda, Tributos, registro mercantil… dos meses y medio hasta conseguir el dichoso NIF: B82632738. Después de once años de repetición, he conseguido memorizarlo sin pretenderlo. Supongo que los números no han sido nunca mi fuerte, aunque algunos den por hecho que el empresario está acostumbrado a contar. Creo lo contrario.

La importancia del espacio en la empresa. Primera oficina
Las tardes de aquella primavera de 2000 las dedicaba a buscar oficina por la zona norte de Madrid. Cuando se mira con pocos duros (lo siento, lo de los duros es algo nostálgico, no he conseguido quitármelos de la cabeza) resulta un quebradero. Es ahí -en esa primera decisión sobre el espacio y la sede social- cuando comienza a aparecer las grandes cuestiones del tamaño y de las expectativas: ¿La alquilo pequeña, para poder pagar sin demasiados apuros, ya que todavía no tengo ningún cliente? ¿Grande porque la confianza en una misma es enorme y presumo que todo irá sobre ruedas? 

Clave decisión donde una demuestra que más vale pecar de prudente que ser una fantasma. En un sector como el de las Relaciones Públicas, sin embargo, no tener una sala de juntas en la zona más moderna, para poder presumir y convencer a los clientes y a las grandes marcas de la importancia que uno tiene, puede convertirse en un inconveniente. Las cosas han cambiado con esta crisis…ya no son así. Pero entonces, en aquel principio, me decidí por un apartamento con baño, habitación -que no despacho- y salón. No teníamos nada y lo teníamos todo, lo recuerdo bien. Nos divertíamos, confiábamos en nosotros: María José, Joseba, Marga, Ainoa, Astrid… gracias por aquellas maravillosas ensaladas sin tickets restaurantes. Feliz del todo, a pesar de las dificultades y los sinsabores. Mentí mucho, lo confieso ahora: nunca dije dónde estaba, nunca invité a los clientes a visitarme, nunca dejé que nos retrataran del todo en aquellos primeros pasos. Siempre pensé que aquel espacio era temporal y me alegro ahora de haberlo hecho. Uno necesita confianza y fortaleza para crecer.

¿Te imaginas vestido de bebé en una reunión con directivos exitosos que manejan grandes presupuestos de Marketing? Hubo que vestirse de mayor desde el principio y, así, fuimos madurando y transformándonos. He pensado a menudo en la escena de Lo que el Viento se Llevó, cuando la protagonista arranca las cortinas para hacerse un vestido señorial y pedir un préstamo. Solo te dan cuando te ven rico, o al menos lo pareces. Las etiquetas del principio siempre cuesta quitarlas, por eso es mejor proyectar ese futuro y actuar como si estuvieras dentro de él; aunque sufras por la noche en solitario rezando para poder pagar un alquiler.

La primera oficinal de Medialuna tenía poco más 50 metros cuadrados, en la calle Sor Ángela de la Cruz. Un pisito elegante, con una vecina que seguro facturaba más que yo en aquella etapa atendiendo a clientes por la noche. Allí duramos poco más de un año, lo suficiente para construir el primer engranaje empresarial. Digo duramos porque el primer contrato no lo firmé con un cliente, sino con una trabajadora. Qué inconsciente, pienso ahora. Porque lo de pagar una nómina sin facturar es cosa seria. Aquella subvención de la Comunidad de Madrid fue un pequeño empujoncito, aunque nunca recomendaría iniciar una empresa pensando en la ayuda pública; si llega, pues lo celebras; pero suele ser tarde y para cobrarlo el banco suele pedirte garantías; lo recuerdo ahora.

jueves, 28 de abril de 2011

Diario de un Viaje a Arabia

Me han dicho que tener un blog es, en estos tiempos que corren, casi una obligación para los que nos dedicamos a la comunicación profesionalmente. Que puedes quedar incluso de `paleta' empresarial si no lo haces. Por eso, haciendo caso a mi equipo de Medialuna, en especial a los del nueva área de comunicación digital, me he decidido a escribir abiertamente. En esta sección iré comentando, según esté de ánimo, distintas anécdotas de mi vida. Aquellas que considero más enriquecedoras. Ésta, la del viaje que realicé a Arabia Saudí poco antes de que estallaran las revoluciones árabes, es una de mis preferidas. Aquí les regalo mi diario de aquella aventura:


Un viaje de negocios a Arabia Saudí







Viernes 9 de enero de 2009, en el punto de salida
Nieva. Tanto, que tras diez horas de espera en el aeropuerto de Barajas, el vuelo se cancela. Me envían al hotel Auditorium, el mismo en el los árabes celebraron su Conferencia Mundial para el Diálogo en julio de 2008. A eso voy, convocada por el Ministerio de Información y Cultura del Reino de Arabia Saudí, a proponerles que continúen dialogando con el mundo. Llevo en la maleta la propuesta de Relaciones Públicas. Los periódicos titulan “Caos en Madrid”. Salimos a las 21:00 horas del sábado.

Saleh sugiere cambiar mi billete de vuelta. La agenda en RIAD ha cambiado. Todo por una nevada. Volveré el 20 de enero. Sólo hay dos aviones a la semana en Saudí Airlines. Me alegra coger este.

Sábado 10 de enero
Soy la única europea que viaja en este avión. Hay otra, también española. Tuvo que casarse con el padre de su hijo- también español empleado de la embajada española en Riad- para poder viajar a Arabia y vivir allí. No parece arrepentida. El niño tiene 4 años. Ella dice que en Arabia no existe integración posible. Se le ha olvidado la abaya. Las azafatas llevan un velo con gorra graciosa que les cubre la cabeza por detrás. Han sido 34 horas de retraso. Pero despegamos. Leo en la prensa española que el número de muertes de mujeres por violencia machista ha crecido en este año.

Domingo 11 de enero
Vuelo sobre Yeda. La ciudad parece diferente desde arriba. Naranja. Rodeada por un inmenso mar. Luces de colores que resaltan los edificios. Son las 3 menos cuarto en Madrid. Aquí ya las cinco menos cuarto. Este avión es enorme. Poco después, el desierto, lo veo desde arriba como un mar de arena. Me trasladan al hotel. Allí, preparamos la reunión con el ministro de Cultura e Información. Hay que decidir en qué países, cómo, cuándo se celebrarán los debates para el diálogo. Es importante dar continuidad a la iniciativa del rey de Arabia. Diálogo es la palabra más escuchada en Arabia.- Todos hablan de diálogo en la tele. En inglés. El árabe no lo entiendo.

Lunes 12 de enero
Visito la sociedad filantrópica de mujeres. Hacen cerámicas, telas. Me regalan un libro de cocina. Me presentan un power point.
- "Puedes quitarte la abaya", me dicen al entrar.
- No, está bien así (yo que no me había preocupado esa mañana por lo que llevaba dentro).

Té, café, dátiles. Siempre, en cada encuentro. Me acompaña Mona. Ella es la que me ha ayudado a desarrollar esta agenda de encuentros y visitas. Le ha pedido el Ministerio que colabore conmigo en este viaje. Es un regalo por el éxito de Madrid.

Martes 13 de enero
Visito en su casa a una mujer morena, menuda, con la piel fina y una enorme piscina en el patio. La chimenea, el té el café. Su hijo es financiero, su hija estudia interiorismo. Hay que tener la mezcla adecuada de razón y de sentimiento, de poesía y de lógica.

Le hago una foto en su casa. Se queda preocupada. Me llama a las tres horas para pedirme que no use su imagen.

Está prohibido en Arabia fotografiar mujeres. ¿Lo dice el Islam? No. Ellos siempre hablan de respeto. No quieren fotografiarse. No salen en la Prensa, me resulta chocante.

Por la tarde voy a casa de MONA. Me enseña fotos de sus viajes por Europa. Comemos con su hermana. Una mujer asiática cuida a su hijo. Todas, o casi todas son asiáticas. Muestra sus fotos, las de los viajes. Dice que todo depende de la familia y la costumbre. Cuando ella viaja por Europa se pone a veces minifalda.
Voy a casa de la señora Salva Al Hugail. Es pintora. Dice que esa casa tiene tantos años como su matrimonio. Parece feliz, recién salida de la peluquería. Su pelo moreno, su aire de andaluza. Su nieta al lado, la casa es un palacio. Dice que espera ver algún día, antes de morir, a su nieta conducir en Arabia. Tendrán que pasar unos años…Sí es cierto, aquí, no suele andar la gente por la calle, aunque en esto hay que reconocer que están preocupados. Las cosas son distintas en Arabia. Su tarjeta es bonita, como su casa, como ella.
Miércoles 14 de enero
Voy a ver al doctor Bagarder a su despacho. Tiene muchos libros, en inglés, en árabe. Es un hombre que despide energía. Lo conocí en Casa Blanca, con el ministro. El fue quien me explicó cómo fue la guerra civil española. Ofrece su colaboración, sus ideas para el libro. Dice que es imprescindible que haya una colaboradora en RIAD para poder poner en marcha el libro. Quiero mujeres destacadas que hablen de sí mismas, como ellas quieran, que expliquen cómo son, cómo piensan. Mucho café, mucho té. Siempre, dátiles, dulces. Nunca faltan. Son algunos símbolos de su amabilidad.

Jueves 15 de enero
Visito el museo de la Universidad. Me regalan un libro en inglés sobre hábitos de consumo. Varias estudiantes hacen sus estudios o miran con lupa algo en mitad de la exposición. No puedo reconocerlas. Salvo por sus ojos morenos.

Viernes 16 de enero
Con Saleh, el viceministro de información y cultura, en el desierto. Su primo también viene. Dos hombres y un destino. Fuego, misterio. El desierto siempre será el desierto. No puedo describirlo. Aún puedo olerlo. Dicen que los excrementos de los camellos cuando comen esa planta especial que huele a lo que huele, parecen compuestos de perfume.

Me lo llevo al hotel en una bolsa.

Dibujo en el desierto un título para el libro: mujeres de Arabia; mujeres saudíes. Me gusta la portada. Les gusta la portada. Algún día lo editaré.



Sábado 19 de enero
Reunión en el ministerio. Con el ministro, Iyad Madani, y sus jefes. Todo el equipo al completo. Espero en la entrada. Me llaman. Entro y camino por uno de los lados de la inmensa y lujosa mesa de madera color cerezo en la que están sentados 21 poderosos diputados con su ministro al frente. Paso vestida de negro aunque con la cabeza descubierto. Me siento. Nunca olvidaré el paseo. Sus vestimentas, sus almendras y dátiles sobre una pequeña bandeja. Me dan la palabra para que explique la propuesta de comunicación: la puesta en marcha de un plan para el diálogo en toda Europa, más de doce agencias implicadas en Europa. Me escuchan. Cada cual realiza sugerencias. El ministro dice con sentido del humor, ¿está todo suficientemente liado? Me voy. Contenta. Nunca una propuesta había llegado tan alto. Lo sé. Les ha gustado el debate sobre si debemos o no organizar los debates por cada país con el apoyo de distintas universidades de prestigio o no. Así se lo hago saber a mi equipo de Medialuna en Madrid. La propuesta parece estar vendida.

Domingo, 20 de enero
Visito un hotel exclusivo de mujeres. Parece uno de esos con encanto que venden en la guía Rusticae. Lo han criticado algunos. No tienen motivos. La idea es estupenda. ¿Por qué no hacerlo si es una sociedad separada entre hombres y mujeres? Ahí hay relajación total. Llevan uño abiertos. Lo recorremos. El SPA es maravilloso. Relajación, masajes, placer para los sentidos. Olor a flores. Habitaciones pequeñas. De colores. Como si a las mujeres nos gustara lo pequeño y colorido. No parece demasiado caro.

Lunes, 21 de enero
Veo un programa para niños en televisión. Aquí no hay pornografía, ni peligros. “Es un paraíso para la familia”, dice Saleh. Me voy con la princesa al desierto. Les ha gustado la idea de la portada, pero quieren hacerla mejor, en otra zona.

La princesa me invita al foro de la juventud que están organizando. Todo parece en RIAD recién estrenado. Una ciudad nueva. Lo es.

Me gustan las palmeras, los edificios de cristal. No he visto ningún pozo petrolífero. Tendré que volver.
- ¿Es tu primera vez en Arabia?, me pregunta el director, el hombre clave en el CENTRO PARA EL DIÁLOGO NACIONAL.
- Como si fuera fácil venir… pienso sin decirlo. Hace falta un visado especial, motivos, cartas, las mujeres no pueden viajar solas, sin la compañía de un marido o un hombre protector.

Me dice que hacen cursos, muchos cursos; también que vio en Barcelona gente de marcha en discotecas, bebiendo y fumando. Se asombra de cómo somos en Europa. Le gustó España. Creo que le pareció un escándalo.

Me pregunta por el tamaño de mi compañía y qué me pareció la cobertura obtenida en la Conferencia para el Diálogo mantenida y organizada en Madrid.

Hablamos de la ropa… "sí, nuestra ropa es cómoda pero peligrosa para engordar”, dice con gracia.

Es mi último día en Arabia saudí. Visito un centro para niños autistas y después, me voy al desierto con ellas. La princesa tiene las manos finas, le gusta la idea del libro. Tiene también fortaleza en el carácter. Una larga melena negra destapada. Respiran el aire del desierto como yo cuando voy a los Picos de Europa, como si estuvieran en plena naturaleza. Abren sus brazos al solo y se dejan abrazar por el aroma de esa planta que les gusta comer a los camellos. Aman Arabia. "Nosotros somos diferentes", dice Rogaia, "nunca vamos a hacer una manifestación para reivindicar que las mujeres podamos conducir en este país. No es nuestra cultura".

Noche de vuelta a Madrid
Quiero volver. Me llevo el desierto. El mundo de otro color, la ropa negra de mujer. Los dátiles, el café. Los deseos de ser. La falta de sentido común. La maleta de Rogaia llena de historias diferentes.