martes, 19 de septiembre de 2017

¡Os espero el 25 de septiembre!



Os invito a la presentación de Empresarias, una manera de estar en el mundo. Edita LoQueNoExiste y lanza Medialuna. Será un lunes de septiembre memorable: un desafío cumplido; un sueño logrado, una mañana de otoño que volverá a confirmarme lo que ya sabía: Todo es posible con fe y trabajo. Nos propusimos editar una obra colectiva a favor de ASEME y lo hemos logrado. ¡Bien! Gracias, autoras maravillosas, por hacerlo posible.Me siento en deuda con vosotras y con la vida.

No dejéis de leer las historias de mujeres llenas de vida, de sueños rotos y logrados, de fracasos convertidos en oportunidades, de lecciones sobre cómo hacer empresa, conseguir salir adelante y levantarse de cualquier caída. Es, sin duda alguna, un libro sobre liderazgo sin género. ¿Y qué es el liderazgo? ¿Qué hace que uno consiga el éxito y otros se queden por el camino? 

La clave está en el compromiso; en la cantidad de compromiso que cada uno de los miembros de un equipo está dispuesto a dar. No basta con decir: si yo doy diez, el otro treinta y el de allá cincuenta al final sumaremos cien. Para lograr el éxito es imprescindible que cada uno de los miembros dé el cien por cien. Un líder cree, se entrega y, a menudo, consigue que otros también lo hagan. Os espero. Gracias, equipo Bankia, por apoyarnos en esta campaña a favor del emprendimiento en España. 



martes, 29 de agosto de 2017

El último post que te escribo

Tengo necesidad de escribir. Llevo casi todo el mes de agosto sin hacerlo por culpa de ‎mi nuevo teléfono táctil al que me está costando acostumbrar los dedos. Tuve que despedir a mi querida BlackBerry Passport porque se quedaba sin wasap. Un disgusto, una decepción enorme, considerando mi dependencia a ese teclado mecánico que manejaba con tanta rapidez.

Lo táctil me parece un timo moderno. Ahora me toca escribirlo todo sin apretar ni sentir una sola tecla. ¡No es lo mismo! Pero no me ha quedado otra que acoplarme a la sinfonía general de todos somos táctiles. No estaba dispuesta a quedarme sin wasap por el apego y dependencia a una BlackBerry inadaptada a los nuevos tiempos.

Llevaba doce años conviviendo con la BlackBerry, casi el mismo tiempo que contigo.

jueves, 22 de junio de 2017

Noche de palabras poderosas con mujeres Top Cien

Eva Levy a mi izquierda y Alicia Kaufmann
Anoche celebré encuentro con mujeres especiales en la gala Top Cien, organizada por Mujeres&Cia. Algunas novedades: Los retos expresados en público- ante más de 400 personas que llenaban el auditorio de Repsol-  de grandes empresas que se han propuesto aumentar el número de mujeres en los altos vuelos de sus organizaciones. Y, sobre todo, las palabras poderosas de Eva Serrano, presidenta de ASEME, sobre cómo podemos mejorar nuestra presencia en el mundo empresarial cuando, de una vez por todas, mejoremos nuestra presencia en casa; es decir, cuando todos nos sintamos tan igual de responsables a la hora de llevar y traer a los niños al colegio o de pensar que tenemos que comprar plátanos para la merienda.

Me gusta esta foto que aparezco con Alicia Kaufmann y Eva Levy. Disfruto su amistad. La de ambas y la mía, con cada cual a su manera. ¡Son tan distintas y tan valiosas!.Tienen alguna frase reveladora: "La autoridad no te la da nadie. Tómala". Han andado mucho, en mil batallas personales y profesionales, y siguen la brecha de las causas justas, defendiendo un espacio más femenino, más plural, más diverso, más suyo, y por tanto, más nuestro: Es el espacio de nuestros hijos, de nuestras parejas, de nuestro día a día en la empresa y en la vida. Son, además, autoras de libros- Entre diversidad y fragmentación, de Eva Levy y Mujer, poder y dinero, de Alicia Kaufmann; editados ambos por LoQueNoExiste. Estas dos top cien o top mil dan conferencias, echan broncas a las mujeres que no colaboran entre sí; conscientes de que solo el amor es capaz de lograr grandes metas, sean empresariales o personales. ¡Gracias por vuestra amistad!


lunes, 8 de mayo de 2017

CON CARMEN Y BELÉN EN LA SIERRA DE MADRID



La de la izquierda es Carmen. ‎Solo ve por dentro. Quiero decir: las emociones, corazonadas, sentimientos, deseos. Tiene una hija música de 25 años. Cuando sólo contaba tres, Carmen llevaba a su pequeña al parque con una sola condición: “si no cumples las reglas, mañana no vuelves. Nunca me defraudó", recuerda. Fue fácil criarla con la visión y fortaleza que muestra esta mujer enérgica.

A su lado está Belén, más fuerte que sus pies "reconstruidos", como ella misma los describe. Narradora de historias reales e imaginarias. La suya es auténtica. Superó el mal sueño de un conductor que cerró los ojos en plena carretera y le aplastó el esbelto cuerpo de escaladora. Belén no se pregunta ni por qué ni cómo. Solo se da respuestas: "no quiero volver a la silla de ruedas". Por eso, tal vez, resiste con sus muletas esta ruta emprendida a pie desde el embalse de Picadas hasta Pelayos de la Presa, en la Sierra de Madrid. Por eso, también, recorre independiente el sendero de su propia vida, sabiendo que "primero ocupo yo mi espacio. Después, dejo sitio para los demás". Es la lección de una sabia escritora, dispuesta a seguir andando aunque el dolor apriete. Solo echa mano del parche de morfina cuando el dolor resulta insoportable. "Hay que aprender a vivir la vida", comenta

Alegría en el pantano de San Juan

A Belén le gusta que los jóvenes amigos de tertulias y excusiones con los que acostumbra a pasar buenos ratos libres le llamen “la abuela”. Aunque no tiene nietos, ni vástagos herederos, conserva intacta la sonrisa de veinteañera y el alma de escaladora. Domina cuestiones vitales.

miércoles, 12 de abril de 2017

Por qué nos separamos de España o del marido

Estamos en crisis en aquel momento en el que lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer. ‎Así reflexionaba el filósofo marxista italiano Antonio Gramsci, autor de Cuadernos de la Cárcel. Crisis es un periodo de transición hacia lo desconocido. En el ámbito político o colectivo ocurre cuando el sistema antiguo y dominante no acaba de solucionar los problemas de la sociedad, o las fuerzas hegemónicas no responden a las necesidades o inquietudes de la gente: empleo, bienestar, salud, economía. La insatisfacción permanente es o puede acabar siendo un polvorín.

Esta valoración del sabio Gramsci puede aplicarse al momento actual de nuestra política española o a la situación mundial bañada de primaveras árabes, amenazas terroristas y populismos en los que el ser humano se convierte en víctima. El concepto es útil para entender lo que ocurre a menudo en nuestra vida privada: entramos en crisis ante una muerte, una separación, un cambio de trabajo o un despido. Padecemos angustia, tensión, dolor ante las despedidas. La pérdida o la insatisfacción que nos produce “lo viejo” engendran en nosotros rabia sentimiento de desarraigo, agresividad cuando no conseguimos salir del atolladero.

El sentimiento de abandono, la actitud defensiva